Escudo
  • Tamaño Letra
  • Aumentar
  • Disminuir
  • Lunes, 16 Marzo 2015 14:49

    Matías Ramón Mella: Héroe aguerrido y brillante estratega

    “No hay tiempo de retroceder, habremos de ser libres o morir, es la consigna…                       ¡Viva la República Dominicana!”

    Hoy los dominicanos celebramos el 199 aniversario del natalicio de Matías Ramón Mella. Fue un militar, político, estratega  y prócer dominicano, distinguido con el  título de Padre de la Patria por su participación activa en la guerra de la Independencia y de la Restauración.

    Este héroe aguerrido disparó el trabucazo la noche del 27 de febrero, hecho simbólico que  representa el punto de partida de  la independencia nacional. Mella, quien nació el 25 de febrero de 1816 y en honor a sus grandes dotes militares, en esta fecha  también se conmemora el “Día de las Fuerzas Armadas”.

    Sus padres fueron Antonio Mella Álvarez y Francisca Castillo. En 1838,  contrae nupcias con Josefa Brea, joven perteneciente a una familia ilustre del país, con quien procreó cuatro hijos: Ramón María, Dominga América María, Antonio Nicanor e Ildefonso. 

    Mella desempeñó los cargos de comandante de armas, ministro de guerra, gobernador de Santiago, ministro plenipotenciario y enviado extraordinario en misión especial frente al Gobierno Español.

    Vida Política

    A sus 28 años se incorpora a la guerra por la liberación junto a Juan Pablo Duarte y Francisco del Rosario Sánchez y pasa a formar parte de la Trinitaria; entidad secreta fundada por Duarte con el objetivo de generar adeptos a favor de la causa nacional.

    Mella se transforma en un agente capaz de generar una alianza con los enemigos de Boyer y con esto suma militares y civiles, que encabezados por Charles Herard, buscaban el derrocamiento del presidente de Haití que tenía más de veinticinco años gobernando y cuyo mandato se había convertido en una represiva dictadura.

    En la noche del 27 de febrero de 1844, es de los primeros conjugados en llegar a la Puerta de la Misericordia. Exhorta a unos pocos temerosos a no abandonar el lugar y, audaz e impulsivo, Mella dispara el trabucazo en la Puerta de la Misericordia, partiendo desde allí los conjurados hacia la Puerta del Conde, donde se proclamada la República e izan la Bandera Dominicana.

    Luego de ese hecho histórico, formó parte de la primera Junta Central Gubernativa, presidida primero por Sánchez y luego por Tomás Bobadilla, convertido en la figura determinante de la misma. Para los primeros días de marzo parte para el Cibao como Gobernador del Distrito de Santiago y Delegado de la Junta Central Gubernativa, pero en realidad es el jefe político y militar de la región más importante del país. Ostenta el rango de Coronel del naciente Ejército Nacional, que será el Ejército Libertador. Hace venir a José María Imbert, de Moca, y lo nombra su segundo en el mando militar.

    Del destierro a la restauración

    Después de las victorias del 19 y 30 de marzo,  Duarte se presenta en el Cibao y Mella, entusiasmado e impulsivo, lo proclama Presidente de la República. Esa acción rompe el equilibrio de las fuerzas que dirigían la joven República y terminó imponiéndose el sector social más atrasado, encabezado por Pedro Santana y Tomás Bobadilla. Los auténticos héroes nacionales son declarados traidores a la patria y expulsados de por vida del territorio nacional.

    Amparado por la amnistía decretada por el Presidente Manuel Jiménez, en 1848,  Mella regresó al país junto a Francisco del Rosario Sánchez.

    A su retorno, cuando Faustino Soulouque invade el país, Mella se incorpora al Ejército, destacándose en la famosa Batalla de Las Carreras y termina siendo secretario de Pedro Santana. Luego de la renuncia de Jiménez  a la presidencia y la elección de Buenaventura Báez, en septiembre de 1849, Mella es nombrado secretario de estado de Hacienda y Comercio.

    Separados y enemigos Santana y Báez, Mella seguirá al lado del primero. Siempre lo prefirió al segundo, hasta que la causa de la anexión a España los enemistó para siempre.

    En enero de 1849 y 1861, cuando rechaza frente a Santana el proyecto de anexión, Mella ocupará importantes cargos civiles y militares. En julio de 1856, se le encomendó preparar un proyecto de ley para organizar el Ejército, pues se le respetaba como un entendido en asuntos militares.

    Nueva vez, demuestra sus habilidades  y aptitudes cuando se inicia la Guerra Restauradora. Incorporado al movimiento en agosto de 1863, se le confiaron importantes misiones. Viaja al sur atravesando la Cordillera Central por Constanza, con el encargo de organizar las tropas restauradoras dirigidas por Pedro Florentino. Es designado ministro de la Guerra y elabora el Manual de Guerra de Guerrillas que dirige por medio de una circular de fecha 26 de enero de 1864 y que recoge toda la experiencia del pueblo dominicano en esta forma singular de lucha.

    Muerte

    El general Mella, mientras rendía sus útiles servicios a la causa nacional, fue atacado de disentería y exhaló el último aliento en extrema pobreza el 4 de junio de 1864. Vivía entonces en una casita improvisada al pie del fuerte San Luis, en Santiago de los Caballeros

    Su cadáver fue enterrado cubierto por la bandera dominicana como era su deseo. Actualmente,  sus restos descansan, junto a los de Duarte y Sánchez, en el Altar de la Patria.

    Comparte con Nosotros

    Oficina Presidencial de Tecnologías de la Información y Comunicación (OPTIC)

    Inicio | Mapa de sitio | Contacto

    Subir

    © 2014 Todos los Derechos Reservados. República Dominicana